Skip to content

La propia singularidad

2 julio 2008

Pasamos mucho tiempo de nuestra vida trabajando intensamente para ser “buenas personas”, ” de provecho”, ser como tal o como cuál que actúan como modelos de comportamiento. Este es un proceso de aprendizaje muy habitual; ya en los primeros cursos del colegio miramos al otro niño que pinta sin salirse de la raya para aprender a hacerlo mejor.

Este proceso de comparación social nos ayuda a mejorar y nos impide tener que aprender todo desde cero; la verda es que nos ayuda y nos resulta un recurso muy potente. Lo cierto es que si bien en PNL lo utilizamos como una potente herramienta de aprendizaje acelerado; también es cierto que no es de aplicación para todos los campos.

Mi visión personal es que cada uno de nosotr@s tiene algo especial, tiene un don, habilidad, destreza o llámale como quieras, que puede entregar a los otros o utilizarlo como su aportación al mundo. Este es el tema, aquí no valen las comparaciones en ser más o menos que otra persona.

El desafío que cualquiera de nosotr@s debe enfrentar es encontrar su propia singularidad y ponerla al servicio.

Encontrar su para qué y dedicarse a eso con todo su esfuerzo. ¿Acaso pedimos a Rafa Nadal que juegue bien a ajedrez, esperamos de Fernándo Alonso que sepa resolver sudokus? Visto así, es obvio ¿verdad?.

Entonces qué nos impide pensar del mismo modo para nuestras vidas, en el día a día. Me diréis que esto está muy bien pero que tenéis muchos frentes abiertos y mucho trabajo por hacer, que no tenéis apoyo para dedicarse a lo que se os da bien…todo eso es cierto, seguro.

Y también es cierto que en ocasiones nos esforzamos con más empeño que acierto en llegar a unas cotas de perfección sin saber dónde están lo límites, que intentamos cubrir todos los escenarios y que al final terminamos exhaustos y con la sensación de avanzar apenas unos centimetros no sabemos hacia dónde.

Mi propuesta es salva tu presente (ahí seguramente está tu trabajo, ingresos, compromisos adquiridos con familia, jefes, compañeros, amigos) pero cuida de tu singularidad. Cuida de esa parte de ti que és única a tus ojos y a ojos de los demás, cuida por hacerla crecer; puede ser que esa forma especial de hacer algo sea lo que te ayude a ganarte la vida, sea lo que sea cuida de eso y no aceptes fotocopias de mala calidad de la singularidad de otra persona.

La apuesta vale la pena y el esfuerzo. Antes que se me olvide…¿sabías que estamos hechos con los mismo átomos de las estrellas? 😉

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: