Skip to content

Coaching de Equipo I

17 marzo 2009

Hace unos días realice una sesión de trabajo con una empresa en plena fase de lanzamiento. Me habían invitado para ver si desde el coaching “nos podéis ayudar” a ser más efectivos. Enfocamos el encuentro poniendo sobre la mesa la situación del mercado: por un lado la necesidad imperiosa de facturar para mantener a flote la compañía, por otro lado la necesidad de directrices claras del equipo, desde la dirección una visión inspiradora que apela al coraje y a la profesionalidad, el equipo necesitado de una estructura de procesos de prestación de servicio. Unos empujando la visión otros intentando aterrizar el concepto en tangibles de proceso y atributos de servicio.

Mi foco de atención era llevar la reflexión a cómo ambas perspectivas son necesarias y complementarias pero no tuve éxito. Mi cliente no quería abrir y reflexionar sobre “sus cosas”, quería recetas y solucions ya y yo era el “experto” (qué miedo me da cuando te ponen esta etiqueta). Al final el resultado fue que: la dirección ganó ese asalto en contra de los trabajadores, lo digo así por que parecía que quería tener LA RAZÓN a toda costa. Se impusieron los galones al trabajo en equipo, se impuso el miedo y la tensión que genera la crisis (y que no hay para menos, sobre todo en algunos sectores muy castigados) al construir un proyecto sólido, se impuso un pensamiento dicotómico con miras de Acción versus Reflexión , sin ver que una no puede ir sin la otra si queremos hacer algo con sentido. Al final la reflexión vino a decir algo así como “el coaching no nos sirve”…mira tu por dónde.
Mi reflexión es si en los momentos que vivimos tienen alguna utilidad:
  1. Querer contratar recetas que no existen para problemas y realidades que son nuevos (lo siento pero si tuviera recetas, las habría vendido y estaría tumbado al solete). El coaching no da recetas.
  2. Saber mantener la serenidad aunque el entorno esté agitado y confuso.Ahi si podemos haer algo.
  3. Mantener la cabeza clara en lugar de perderse en la acción generada por un distress intenso. Este punto puede ser de gran ayuda en la crisis actual.
  4. Usar el miedo como recurso valioso por la información que encierra en si mismo y no como espoleta que dispara los estilos directivos Darth Vader.
  5. Transfomar la sensación de amenaza en estimulo evocador de alternativas y propuestas mil.
  6. Mantener al equipo trabajando juntos en lugar de disparar a todo lo que se mueve.
  7. Abrir la mente y considerar opciones distintas a cómo venimos haciendo hasta la fecha, aún descartándolas a posteriori.

La verdad, creo que existen opciones para el coaching en los equipos y que en momentos de transición profesional pueden ser recursos de mucho valor a tener en cuenta.

Hasta mañana.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: