Skip to content

Valores personales y armonía profesional

19 febrero 2010

En este post expongo la importancia de los valores y su impacto en el equilibrio profesional. Es el resumen de nuestros encuentros “Los jueves Coaching” que realizamos en Barcelona.

¿En qué medida los valores que tengo como persona tienen cabida y se integran en los valores de la compañía en la cual trabajo? Según la RAE, valor: 10. m. Fil. Cualidad que poseen algunas realidades, consideradas bienes, por lo cual son estimables. Los valores tienen polaridad en cuanto son positivos o negativos, y jerarquía en cuanto son superiores o inferiores. Los valores y las creencias según el modelo de los niveles neurológicos desarrollado por la  programación neurolingüística ejercen una gran influencia sobre los comportamientos que realizamos, y los que no, así como sobre nuestras capacidades.

Los valores  y las creencias proporcionan el refuerzo que da apoyo o inhibe nuestras acciones

Los valores y las creencias tienen una relación intima sobre los caminos personales y profesionales que tomamos, sobre lo que nos atrevemos a hacer y sobre lo que no nos atrevemos, sobre lo que creemos que está bien y sobre lo que no nos permitimos.

En la vida cotidiana tomamos decisiones, hacemos o no hacemos y no sabemos con precisión cuál es el motivo último; nos enfadamos o encontramos a alguien que nos gusta y tampoco sabemos muy bien porqué; la respuesta se encuentra en los valores.

Personas con valores afines nos resultan agradables, personas con valores opuestos nos generan rechazo (o curiosidad). Los valores, en tanto que constructo, describen una forma de establecer orden o categorías sobre dimensiones importantes para nosotros (lealtad, éxito, familia, salud, amistad); y este constructo no es visible o no emerge hasta que de algún modo es agredido o enfrentado por una necesidad de acción o decisión –“llego antes a casa o hago un par de horas más”, “quedo a comer con mi amig@/pareja o quedo con un cliente”, “tengo que quedar con un cliente en mi tiempo de descanso semanal porqué es importante?”

Este tipo de situaciones nos obliga a tomar decisiones y no tenemos un manual que nos diga qué hacer. La dificultad radica en que todas las opciones suelen ser deseables y todas responden a una intención positiva para la persona, siempre hay algo bueno para la persona en los conflictos de valores.

Los valores, como los comportamientos,  siempre tienen una intención positiva. Puede que se manifiesten de la forma más tosca e inconveniente pero siempre tienen una intención positiva para la persona.

Como decíamos que los valores son constructos, por definición no son acotados, ni tienen un alcance concreto en nuestra cabeza; son dinámicos, no tienen forma, se solapan, unos integran a otros, y es por este motivo que muy a menudo nos enzarzamos en discusiones de prioridades y perspectivas. Sería bueno recordar que “el mapa no es el territorio”.

Cuando por educación o reflexión personal los valores están ordenados y jerarquizados nos brindan:

  • Confianza personal y profesional
    • Dirección.
    • Lo que está bien y lo que está mal.
    • Ordenan nuestros actos y nuestra vida
    • Apoyan nuestro sentido de identidad
  • Fuerza, perseverancia, determinación.
  • SENTIDO:

Por el contrario cuando nuestros valores no están muy trabajados, o los tenemos desatendidos nos generan algunos de los siguientes síntomas:

  • Formas de pensar antiguas que ya no nos sirven y no hemos “actualizado”. Se quedan como virus mentales que nos juegan malas pasadas.
  • Interpretaciones muy rígidas, y paralizantes ante eventos habituales. Miramos la realidad como blanco o negro y no vemos los matices
  • Conflicto de valores:
  • “lo quiero- no lo quiero”; “me gusta- me siento culpable”, familia-profesión
  • Interpretaciones limitantes de la realidad y la complejidad
  • Sentir que no “atendemos” a lo que es importante.
  • Negar nos a funcionar según nuestros valores haciendo como que no miramos e inventándonos un montaña de excusas y argumentos que a nuestra parte racional o social la deja tranquila pero que a nuestro corazón oprime y frustra.

Todo lo que hasta aquí he contado es problemática habitual en sesiones de coaching ejecutivo;  si alguien se siente identificado que sepa que es normal. Esta situación es vivida como íntimamente exigente, y con mucha soledad puesto que resulta complicado explicar la desazón  por falta de coherencia con los valores. Tranquilo@, tod@s tenemos problemas parecidos. Entonces se nos abre una pregunta: ¿qué hacer, cómo enfrentar estas dificultades, como armonizar nuestra forma de manejarnos ante la constante exigencia?

Te propongo dos tareas que han servido a otras personas:

  1. La primera es hacer un inventario de tus valores personales, hasta llegar a los 5 fundamentales; así generaras relevancia y visibilidad de los que son importantes. En el blog de Mireia Poch puedes encontrar un ejercicio que utilizamos en sesión individual.
  2. Identificar uno de estos valores y construir una frase que, apoyada en inductores verbales revele la importancia e implicaciones reales del valor y  te ayude a tenerlo más presente y te permita llevarlo a la acción. Aquí te dejo una plantilla tomada del trabajo de Robert Dilts (Coaching Herramientas para el cambio): debes rellenar el espacio en blanco.

¿Qué valor fundamental es importante para ti establecer o reforzar?

Valor:….(poner el valor)……………………….es importante y deseable para mi.

¿Por qué es apropiado y deseable tener/reforzar esto como valor?

Porqué (yo)……………………………………………………………………………………………………….

¿Qué consecuencia sobre el comportamiento provoca tener ese valor?

por lo tanto , (yo)………………………………………………………………………………………………………

¿Cuál es la situación clave o la condición relacionada con ese valor?

siempre que (yo)………………………………………………………………………………………………………..

¿Cual es el propósito positivo de ese valor?

de modo que (yo)………………………………………………………………………………………………………….

¿Qué limitaciones o resultados están relacionados con ese valor?

Si (yo)……………………………………………………………………………………………………………………….

¿Qué alternativas o limitaciones existen con relación a ese valor?

*si bien (yo)……………………………………………………………………………………………………………….

¿Qué otro valor parecido a este ya tienes?

del mismo modo que (yo)……………………………………………………………………………………………

Nada más, espero que te sea de utilidad y si necesitas cualquier cosa, ya sabes….

Un abrazo a tod@s.

Toni

Anuncios
4 comentarios leave one →
  1. 17 septiembre 2010 10:50

    Te felicito por la web, la verdad es que tiene mucha información útil y bien ordenada.

    • 17 septiembre 2010 11:37

      Gracias Sergio. Te agradezco el comentario. Si necesitas alguna cosa, ya sabes dónde andamos.

Trackbacks

  1. Coaching y valores: de la identificación a la consolidación de valores « Mireia Poch
  2. » Calibrar nuestro trabajo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: