Skip to content

Aclarar las expectativas profesionales.

13 septiembre 2010

En este post reflexionó sobre la necesidad de aclarar los términos en nuestras relaciones profesionales para que nadie se lleve a engaño ni se trunquen expectativas. 

Clarificar las expectativas

Una y otra vez se repiten en mis sesiones de coaching la exposición de dinámicas profesionales de falta de definición de expectativas por todos los implicados.

Hace unos días, en una sesión de coaching individual, un profesional brillante y decidido  me explicaba una realidad un tanto compleja. Tenía un equipo insuficiente en número y en cualificación; esto le empujaba a tener que dedicar un tiempo que no tenía a formarlos y a asumir que los proyectos se terminarían tarde y fuera de plazo. De forma complementaría, su jefe llegaba de vez en cuando con peticiones del tipo “esto tiene que salir” sin antender a otras razones. Al final los proyectos no salían, nadie era responsable y él debía asumir que había sido un error suyo, en resumen todo iba mal.
Esta realidad generaba un desazón importante en su equilibrio vital y en cómo se manejaba con esta tensión; esta persona me comentaba que podía seguir viviendo con este “mal rollo” (la verdad es que estamos muy entrenados para aguantar lo que haga falta), pero que no era agradable y le generaba mucha frustración.
Después de algunas preguntas hemos visto que
Es tan sencillo y tan dificil a la vez como clarificar de forma precisa las relaciones profesionales que mantenemos y en concreto
  1. Qué espera mi jefe de mi
  2. Qué espero de mi jefe
  3. Qué herramientas tengo
  4. Qué espero de mi equipo
  5. Qué esperan ellos de mi.
  6. Que acuerdos o pactos tenemos establecidos para ayudarnos a que cada uno pueda ayudar al otro.
  7. ¿Qué haremos si no cumplimos esto?

Necesitaba ordenar las formas de trabajar y no dar nada por supuesto. El tema que tratamos y que me ha hecho pensar es que, cuando nos compromotemos con proyectos, empresas y al fin y al cabo con personas, llega un momento que uno puede acabar pediendo la consciencia del propio papel, del lugar que ocupa y de las cualidades propias que a un@ le dan valor y que la otra parte necesita.

En ocasiones por una mala entendida voluntad de ayudar, de prestar servicio, de estar ahí; supone también asumir cosas que no nos corresponden y luego sientan un precedente; dar por supuesto ideas formas de relacionarnos que el otro igual no comparte…en fin que de todo aquello que no está clarifcado es asumido como cierto por nosotros y como una sombra se apodera de nuestra forma de proceder y tomar decisiones. Es un proceso tan rápido y efectivo que nos atrapa con facilidad.

Sólo por si os sirve de información, en PNL utilizamos muchas veces la pregunta crítica (en este sentido epistemológica) ¿Cómo sabes eso? …Si No le puedo plantear eso a mi jefe…¿Cómo lo sabes?, No me van a aceptar ese enfoque ¿Cómo lo sabes?, esto no va a funcionar ¿cómo lo sabes?, Yo no soy capaz de….¿cómo lo sabes?!!!
Sólo con esta pregunta puedes ayudarte a fijar si operas con prejuicios o con datos e información útil.
Para terminar, y aunque ya sebéis que no damos consejos, clarifica las reglas de la dinámica empresarial, explícate para que te entiendan y confirma que te han entendido. Aclarar y limpiar de dudas los acuerdos y expectativas nos hace la vida profesional más fácil y productiva.
Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: